Coronavirus

Los coronavirus son una extensa familia de virus, algunos de los cuales puede ser causa de diversas enfermedades humanas, que van desde el resfriado común hasta el SRAS (síndrome respiratorio agudo severo). El Coronavirus denominado SARS-CoV-2 provoca una infección que causa manifestaciones clínicas diversas que se engloban en el término COVID-19, con cuadros respiratorios que van desde un resfriado común hasta una neumonía grave con síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA), shock séptico y fallo multiorgánico. La mayoría de las personas infectadas por el virus de la COVID-19 presentan cuadros respiratorios de leves a moderados y se recuperan sin tratamiento especial.

El SARS-CoV-2 se transmite a través del contacto de la mucosa de las vías respiratorias o las conjuntivas de la persona susceptible con las secreciones respiratorias de la persona que presente una infección activa, que se emiten en forma de aerosoles y pueden alcanzar las mucosas y conjuntivas de otras personas. Las personas emiten aerosoles en cantidad creciente al respirar, hablar, exhalar, cantar, toser, estornudar o hacer ejercicio intenso.  Las partículas de menor tamaño pueden permanecer suspendidas en el aire durante segundos u horas y alcanzar el tracto respiratorio de personas situadas a distancia del emisor (a más de 2 metros) o incluso en ausencia de él, si aún persisten suspendidas en el aire. También se puede producir el contagio por contacto indirecto, a través de las manos u objetos contaminados, con las secreciones respiratorias del enfermo hacia las mucosas de las vías respiratorias y la conjuntiva del susceptible.

La población de edad avanzada, la mayoría de veces con patologías crónicas , y/o varias enfermedades a la vez(hipertensión  arterial, diabetes,  enfermedades  cardiovasculares,  enfermedades pulmonares  crónicas, cáncer, inmunodeficiencias…),  son las más vulnerables y presentan con mayor frecuencia formas más graves de la enfermedad, tanto por el propio envejecimiento fisiológico (factor de riesgo cardiovascular y/o de deterioro progresivo de la capacidad del sistema inmunitario) como por el padecimiento de otras enfermedades, que contribuyen a una disminución de la reserva funcional y a la capacidad de respuesta satisfactoria frente a las enfermedades y las infecciones.

Los pacientes con enfermedad cardiovascular tienen un mayor riesgo de sufrir síntomas graves y muerte ante la infección por la COVID-19, ya que causamúltiples complicaciones directas e indirectas en el sistema cardiovascular, como el daño miocárdico agudo (infarto agudo de miocardio), la miocarditis (inflamación del músculo cardiaco), las arritmias y la enfermedad tromboembólica (coágulos sanguíneos en arterias o venas). Además, algunos tratamientos que se están investigando para la COVID-19 pueden tener efectos secundarios cardiovasculares y puede ser necesario retirar el tratamiento farmacológico habitual, provocando la descompensación cardiológica de estos pacientes.

Síntomas

El Ministerio de Sanidad establece que el periodo máximo de incubación del Covid-19 en 10 días, aunque en la mayoría de los casos los síntomas aparecen entre 2 y 7 días tras la exposición al coronavirus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que los síntomas de coronavirus más habituales:

  • Tos seca.
  • Pérdida del sentido de olfato o del gusto
  • Cansancio, malestar general.
  • Sensación de falta de aire.
  • Dolor de cabeza y/o mareos.
  • Dolor muscular.
  • Dolor abdominal, náuseas, vómitos y/o diarrea.

Llama al 112 si empeoras y/o contacta con el número habilitado en tu comunidad. Ellos te aconsejarán los cuidados y las medidas que debes seguir.

En algunas personas, la recuperación se prolonga en el tiempo, bien por una respuesta de anticuerpos débil o ausente, la recaída o la reinfección, el desarrollo de reacciones inflamatorias y/o inmunes, mala condición física y factores emocionales, como el estrés postraumático. La tos, febrícula y fatiga pueden presentar recaídas y otros síntomas persistentes pueden ser: disnea, dolor de pecho, cefalea, dificultades neurocognitivas, dolores y debilidad musculares, malestar gastrointestinal, erupciones cutáneas, alteraciones metabólicas, enfermedades tromboembólicas, depresión y otras enfermedades mentales. El tratamiento suele ser sintomático y la mayoría de los pacientes se recuperan bien tras varias semanas de ejercicio aeróbico ligero, aumentando gradualmente su intensidad, siempre siguiendo el consejo de su médico y/o enfermera.

Diagnóstico

Las pruebas diagnósticas son la PCR(la más fiable) y el test rápido de antígenos(resultado en 15-20 min), que se realizan tomando una muestra, con un bastoncillo, en las fosas nasales y/o en la garganta. Si es positiva, indica infección activa; si es negativa, puede ser que no haya infección o que esté en período de incubación, en cuyo caso, se considerará la necesidad de repetir la PCR, en los casos con un alto índice de sospecha clínica de COVID-19.

En principio, el tratamiento es sintomático para el dolor (analgésicos), la fiebre (antitérmicos), ingesta abundante de líquidos y reposo. En los casos más sintomáticos será preciso el ingreso hospitalario y según la gravedad de los síntomas, puede ser necesario el ingreso en la UCI.

Una vez pasada la infección, el test serológicopermite medir los niveles de anticuerpos generados por el organismo que pueden proporcionar cierta inmunidad ante posteriores reinfecciones (en un mecanismo análogo al que desencadenan las vacunas).

Prevención

Evite las 3 “C”: espacios cerrados, congestionados o que entrañen contactos cercanos

  • Lávate las manoscorrectamente con agua y jabón o con desinfectante de manos a base de alcohol. La medida más efectiva para prevenir el COVID-19 es lavarse las manos correctamente, con agua y jabón. Hacerlo frecuentemente reduce hasta en 50% el riesgo de contraer coronavirus.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.
  • Cúbrete la boca con la parte interna del codo cuando tosas o estornudes.
  • Usa pañuelos desechables para eliminar secreciones respiratorias y tíralos tras cada uso.
  • No compartas utensilios personales como toallas, vasos, platos, cubiertos o cepillo de dientes.
  • Limpia y desinfecta los objetos y las superficies que tocas con frecuencia (como el teléfono móvil), usando un producto común de limpieza de uso doméstico en rociador o toallita.
  • Prioriza los espacios al aire libre en lugar de los espacios cerrados.
  • Ventila de forma frecuente los espacios cerrados.
  • Usa correctamente la mascarillacon independencia de la distancia interpersonal, en la vía pública, en espacios al aire libre y en espacios cerrados de uso público o que se encuentren abiertos al público (tiene que cubrir siempre nariz, boca y barbilla)
  • Mantén al menos 2 metros de distancia con otras personas.

Cuarentena

Si estás infectado, durante la cuarentena deberás seguir las siguientes recomendaciones:

  • Quédate en casa, evita salir de la habitación, mantenla ventilada y con la puerta cerrada.
  • Utiliza la mascarilla si estás en contacto con alguna persona y respeta la distancia de 2 metros
  • Utiliza tu propio baño. Si lo tienes que compartir, desinféctalo antes de que lo use otra persona.
  • Higiene estrecha. (con agua y jabón o soluciones hidroalcohólicas) especialmente después de toser, estornudar y tocar o manipular pañuelos u otras superficies potencialmente contaminadas.
  • Ten un cubo de basura con pedal en la habitacióny tira los productos de desecho en una bolsa de plástico colocada dentro del cubo. Anúdala antes de tirarla.
  • Limpia a diario las superficies que se tocan a menudo, baño e inodoro, con bayetas desechables y lejía (una parte de lejía y 99% de agua). Lávate las manos al terminar.
  • La ropa de la persona enferma se debe lavar por separado con el detergente habitual, a una temperatura de entre 60º y 90 ºC.

Todos los contactos deben evitar la toma de antitérmicos sin supervisión médica durante el periodo de vigilancia para evitar enmascarar y retrasar la detección de la fiebre.

SI CUIDAS A PERSONAS INFECTADAS

  • Utilizamascarillacuando te acerques a la persona enferma. Evita tocar la mascarilla mientras la llevas puesta. Retírala por la parte de atrás, sin tocar la parte frontal.
  • Mantén ladistancia de seguridad de 2 metros.
  • Utiliza guantes siempre que tengas que estar en contacto con la persona ella.
  • Lávate las manos siempre que entres y salgas para atenderle, aunque hayas usado guantes.

SALUD CARDIOVASCULAR                                                                                                                      

  • Dieta saludable: Una dieta saludable, basada en frutas, verduras y productos integrales, y baja en grasas saturadas, colesterol y sodio, puede ayudar a controlar el peso, la presión arterial y el colesterol.

Muchos estudios han evaluado la posible asociación de hipertensión, obesidad y/o diabetes con una peor evolución del COVID-19.

  • Sigue el tratamiento médico que tengas prescrito hasta el momento actual, no suspendas ningún medicamento sin indicación médica., aunque te hayan pospuesto la visita programada.

Si se cumple el período de mantenimiento de la doble antiagregación (clopidogrel, prasugrel, ticagrelor), intenta contactar con tu médico responsable para decidir si es o no necesario la prolongación.

La suspensión del tratamiento puede generar un rápido deterioro de la patología de base en pacientes con hipertensión arterial con cardiopatía estructural, fallo cardíaco, infarto de miocardio o nefropatía diabética.

Es de gran importancia seguir las recomendaciones de las sociedades científicas, las instituciones sanitarias y los expertos.

  • Permanece activo en casa, haz pausas activas cortas y evita el sedentarismo (corre por el salón, avanza a gatas, realiza saltos laterales, baila…)
  • Intenta realizar, en la medida de lo posible, ejercicio aeróbico y de resistencia, al menos 1 hora al día, repartidos en 10 minutos de calentamiento, 30-40min de ejercicio aeróbico, y 10-15min de ejercicios de resistencia simples.
  • Realiza ejercicios de equilibrio y de estiramiento(yoga), ejercicios de fuerza con bandas elásticas, tracciones con una prenda o un cinturón, ejercicios de levantamiento de pesas (p.ej., mancuernas, botellas, paquetes).
  • El entrenamiento de la fuerza es sencillo de realizar (con unas botellas de agua de medio litro, una bolsa de arroz…etc.), aumentándolo progresivamente. Crea masa muscular y su consecuente activa el metabolismo, mejora la funcionalidad y tiene una potente función de activación hormonal, tan necesaria psicológicamente en estos momentos.
  • Controla tu tensión arterial peso y frecuencia cardiaca como lo hacías anteriormente.
  • Si eres portador de un dispositivo implantado (DAI, marcapasos, o resincronización), la gran mayoría están conectados con tu centro por control remoto, no te preocupes; si notas alguna señal auditiva del dispositivo, contacta con tu centro.
  • Si tienes dolor torácico o síntomas compatibles, llama rápidamente al 112 para una atención urgente, exactamente igual que ahora.
  • Evita acudir a urgencias salvo síntomas graves, es importante evitar la exposición al riesgo.

VISITAS SEGUIMIENTO

La pandemia de la COVID-19 ha hecho que los servicios sanitarios hayan   implementado los servicios de telemedicina (telefónico o videoconferencia), para minimizar los riesgos de contagio tanto para los pacientes como para los profesionales sanitarios, permitiendo dar prioridad en las visitas presenciales a los pacientes más comprometidos y evitando el alargamiento de las listas de espera.

Antes del seguimiento telefónico, debes saber gestionar tu enfermedad. Tu enfermera te dará información adecuada sobre:

  • La enfermedad y los factores de riesgo cardiovascular, la dieta, el ejercicio físico y la sexualidad.
  • El tratamiento farmacológico y los posibles efectos adversos.
  • Cómo pesarte, tomar el pulso y la tensión arterial correctamente.
  • Cómo identificar los signos de alarma por los que deberás ponerte en contacto con tu médico y/o enfermera o acudir inmediatamente a urgencias de tu hospital.

En las visitas telemáticas, tanto la enfermera como el médico te preguntaran por los síntomas, el peso, las cifras de tensión y pulso (que habrás ido anotando diariamente), por la toma de los fármacos y si has tenido efectos secundarios. Comenta si tienes fiebre, tos no productiva, pérdida del olfato y/gusto, procesos gastrointestinales y/o el contacto con casos sospechosos o confirmados de COVID-19. Ellos valorarán la necesidad de realizar la visita presencial, si estás descompensado o no se han controlado los síntomas.

Un modo de monitorización domiciliaria cada vez más extendido es mediante dispositivos inteligentes (como las aplicaciones móviles o relojes inteligentes), que aportan información relevante de diferentes parámetros vitales.

Enlaces de interés

Bibliografía

Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Coronavirus disease 2019 (COVID-19) [consultado 14-2-2020]. Disponible en: https://www.cdc.gov/coronavirus/about/index.html

World Health Organization (WHO). Coronavirus disease (COVID-19) technical guidance [consultado17-3-2020]. Disponible en: https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/technical-guidance

https://fundaciondelcorazon.com/covid-19.html