El corazón

El corazón es el órgano principal del sistema cardiovascular, está dividido en 4 partes, 2 superiores –las aurículas– y dos inferiores –los ventrículos–. Los ventrículos son la parte más grande y más importante del corazón; el ventrículo derecho bombea la sangre (arteria pulmonar) a los pulmones para que se oxigene y después, la sangre con oxígeno vuelve al corazón (venas pulmonares)por la aurícula izquierda  y de esta, al ventrículo izquierdo, que al contraerse, hace que la sangre salga a todo el cuerpo a través de lasarteriasy lleve el oxígeno a todas las partes de nuestro cuerpo; la sangre que se recoge de todo el cuerpo, ya sin oxígeno, llega por las venas (vena cava superior e inferior) a la aurícula derecha y a continuación baja al ventrículo derecho.

Está formado por 3 capas: endocardio(Capa más interna y más fina, en contacto con la sangre), miocardio(la más gruesa, compuesta por fibras musculares y responsable de la función del corazón como bomba) y epicardio(la más externa y fibrosa, contiene grasa) y recubierto externamente por una membrana llamada pericardio.

Además, en el corazón existen 4 válvulas cardíacaspara controlar la salida y entrada de la sangre dentro del corazón; su funcionamiento debe ser perfecto para que la sangre circule en la dirección correcta ,  a la velocidad adecuada  y  que no  pueda retroceder. Las cuatro válvulas del corazón son: Válvula mitral: separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo, Válvula aórtica: separa el ventrículo izquierdo de la arteria aorta, Válvula tricúspide: separa la aurícula derecha del ventrículo derecho y Válvula pulmonar: separa el ventrículo derecho de la arteria pulmonar.

El bombeo coordinado del corazón está controlado por el sistema de conducción eléctrico cardíaco. En un corazón normal, el ciclo cardiaco se origina en el nodo sinusal (marcapaso natural), que marca el ritmo del latido del corazón con una frecuencia cardíaca de 60 a 100 latidos por minuto (ritmo sinusal) en estado de reposo, pero que varía dependiendo de las demandas de oxígeno del organismo, dependiendo del ejercicio físico, el trabajo o los estados de estrés, fiebre…entre otras circunstancias.