Recomendaciones

Recomendaciones después del tratamiento endovascular o quirúrgico

La enfermedad arterial periférica es un trastorno médico progresivo, crónico y permanente.  Realizar un seguimiento regular con visitas regulares al podólogo y las programadas con el cirujano cardiovascular puede retrasar su evolución y controlar los síntomas.

Después de la revascularización deberás seguir una serie de medidas y recomendaciones generales para el control de los factores de riesgo ya conocidos como el tabaco, el aumento del colesterol, la obesidad, la hipertensión arterial, etc., que inciden negativamente en la salud cardiovascular. Las personas con enfermedad arterial periférica tienen tres veces más probabilidades de morir de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares que las personas que no la padecen.

  • Tabaco: DEJAR DE FUMAR TOTALMENTE Y PARA SIEMPRE.
  • Alcohol:El consumo de alcohol se asocia a múltiples riesgos para la salud (aumento de la tensión arterial, riesgo de arritmias cardiacas, muerte súbita y accidentes cerebrovasculares hemorrágicos) que contrarrestan significativamente cualquier potencial efecto beneficioso.
  • Control estricto de las cifras de tensión arterial (menor de 140/90), glucemia

(Hemoglobina glicosilada inferior al 7%), niveles de colesterol (LDL menor de 100) y triglicéridos (menor de 150 mgrs/ml).

  • Dieta: Reducir el consumo de sal a 1 gr/día en especial en los pacientes hipertensos o con insuficiencia cardiaca. La dieta mediterránea se asocia a una reducción del 10% en los eventos o la mortalidad cardiovascular.

Buena nutrición y la ingesta de proteínas adecuadas es imprescindible para mantener la piel intacta o favorecer la curación de heridas, y un control estricto de la glucemia.

  • Peso saludable: Favorece el control de la diabetes, dislipemia e hipertensión arterial, evitar la aparición de múltiples enfermedades (infarto de miocardio, ictus, apnea del sueño, artrosis, depresión…) y ayuda a reducir el riesgo cardiovascular.
  • Ejercicio físico:
  • Después de la comida y la cena, no hagas ejercicio físico, descansa 1 hora en el sillón.
  • No permanezcas sentado durante periodos prolongados, realiza movimientos pasivos con las piernas mientras estás sentado para favorecer la circulación.
  • Inicia la actividad física con pequeños paseos e incrementa progresivamente hasta alcanzar una hora diaria. Utiliza calzado cómodo, evita las horas extremas de calor o frío y mantén un paso regular.
  • Realiza AF regularmente, por ejemplo, 30 minutos de actividad moderada cinco días o más a la semana. Los ejercicios físicos más recomendables en los pacientes cardiópatas son andar, nadar y montar en bicicleta.
  • Toma la medicación prescrita antes de realizar ejercicio.
  • Incluye la actividad física en la rutina diaria (subir y bajar escaleras, caminar hacia los lugares de trabajo, salir de compras, sacar al perro a menudo, tirar la basura, etc.) e incrementar paulatinamente la duración, intensidad y frecuencia. Evita siempre los ejercicios físicos que te produzcan calambres, presión en el pecho o fatiga, y ejercicios de competición sin previo consentimiento de su cardiólogo.
  • No realices ejercicio físico en ayunas, especialmente si eres diabético, por el riesgo de hipoglucemias. Se recomienda tomar un desayuno ligero. Bebe agua mientras lo practicas, para no deshidratarte.
  • Para o baja el ritmo si presentas fatiga, dolor y/ o mareo y busca un lugar donde sentarte hasta desaparecer los síntomas. Si no te recuperas o los síntomas aumentan, pide ayuda o llama al 061.
  • Comunica a tu médico si

                    *Frecuencia del pulso más lento o más rápido de lo normal

                    *Dificultad para respirar

  • Herida quirúrgica.

Vigilar herida quirúrgica para detectar signos de infección (dolor, hinchazón, enrojecimiento, drenaje).

             Curas y retirada de puntos de sutura o grapas si procede, a criterio de su enfermero de Atención Primaria.

  • Puedes ducharte diariamente. Lava la herida suavemente con jabón neutro y agua y seca bien con toques suaves; después aplica antiséptico, según indicación de su enfermera.
  • No te mojes en una bañera ni en un jacuzzi (hidromasaje) ni vayas a nadar hasta que el médico le diga que no hay problema.
  • Manchado de los apósitos de la herida con un líquido seroso (como agua) los primeros días es normal. Si la secreción es purulenta o muy abundante, coméntaselo a tu enfermera y/o cirujano.
  • Evita el sol directo en la herida durante los dos primeros meses.
  • Tratamiento médico:
  • Los pacientes en los que se realiza una intervención mediante cirugía abierta o endovascular deben mantener un programa de antiagregación indefinida, y éste debe iniciarse antes de la intervención.
  • Tómate el tratamiento médico según la prescripción de su médico, evita automedicarte y no interrumpas ni abandones el tratamiento sin indicación médica.
  • Se recomienda el uso de paracetamol como analgésico. Los antiinflamatorios, como Ibuprofeno/Neobrufen), o Diclofenaco (Voltaren), puede provocar aumento de la tensión arterial, descompensación cardiaca y fallo renal y favorecer el sangrado a nivel digestivo si se toma junto a antiagregantes y anticoagulantes.
  • Cuidados específicos
  • Valorar el color, la temperatura, el tiempo de llenado capilar, la existencia e intensidad de las pulsaciones, la intensidad del dolor, la motricidad y la sensibilidad de la extremidad afectada. Una extremidad fría puede indicar un injerto o endoprótesis ocluido.
  • No lleves ropa que le apriete para evitar la vasoconstricción y el edema.
  • Si se ha realizado un by-pass axilo-femoral o axilo-bifemoral, no deberás usar cinturón y sí tirantes. No debes dormir del lado por donde trascurre el injerto desde la axila hasta la ingle.
  • Protege las extremidades inferiores de lesiones: al entrar y salir de un vehículo, o golpes con muebles u objetos, porque corres el riesgo de una mala cicatrización de heridas, en el caso de que se produzca una lesión.
  • Examina los pies y las piernas a diario, mantenlos limpios y secos para evitar la aparición de grietas y fisuras que pueden provocar infecciones. No apliques crema hidratante entre los dedos de los pies.
  • Utiliza calzado seguro y cómodo, sin zonas de roce o áspero que puedan provocar lesión. Los pacientes con diabetes, en especial, nunca deben ir descalzos.
  • Reinserción laboral:Reiniciar tu actividad normal dependerá del tipo de tratamiento (endovascular y/o quirúrgico), de la evolución tras el mismo y del tipo de trabajo que realices.

Habla con tu cirujano acerca de su regreso al trabajo en tu visita de seguimiento.

  • Conducción de vehículos: Podrás viajar en un automóvil, pero necesitarás tiempo para recuperarte antes de conducir. Para viajes largos consulta a tu médico. Deberás descansar cada hora, salir del coche y caminar.
  • Visitas médicas: Acude puntualmente a las citas médicas y lleva siempre el informe de alta médica y anotadas las cifras de Ta y Glucemia si eres diabético.

Síntomas de alarma

  • Fiebre o escalofríos
  • Cambios de coloración (palidez, cianosis) temperatura (frialdad), dolor intenso, parestesias u hormigueos y/o parálisis de la extremidad.
  • Aumento del dolor, enrojecimiento, hinchazón, sangrado o supuración de la herida quirúrgica o punto de acceso vascular.
  • Irritación, grietas, lesiones, callosidades, deformidades o edemas en los pies,las pantorrillas y las piernas.
  • Dificultad para orinar, o dolor, ardor, orinar con frecuencia o sangrado cuando orina.
  • Dolor o presión en el pecho, náuseas o vómitos, sudor excesivo, mareos o desmayos.